Virtualización de infraestructuras

La tecnología actual nos permite implementar de manera virtual cualquier componente de la infraestructura física que cualquier Organización necesite para poder ofrecer sus servicios y aplicaciones a sus usuarios. Para hacerlo desplegamos un conjunto de servidores físicos, adecuadamente dimensionados, y consolidamos virtualmente sobre ellos todos los servidores y servicios que la Organización del cliente requiera.

El hecho de que varios servidores virtuales compartan la misma máquina física nos permite obtener el máximo rendimiento de los recursos de hardware y emplear tecnologías que permitan alta disponibilidad a costes inferiores.

La virtualización de infraestructuras también nos permite ser mucho más flexibles y rápidos en el despliegue o reubicación de nuevos servicios, siendo posible para nuestros clientes redimensionar su capacidad de modo menos traumático. Asimismo, la adecuada gestión de esta virtualización permite al departamento de TI ajustar la entrega de capacidad de los recursos centrales dependiendo de factores como la demanda horaria, etc., evitando así que haya servidores parados en momentos en los que otros requieren gran capacidad de proceso.